Cursos de Seguridad Inteligencia Ciberseguridad


Sesgos cognitivos: la barrera para la correcta toma de decisiones

Los sesgos cognitivos son ‘errores mentales’ causados por las estrategias que nuestro cerebro usa para simplificar el procesado de información. Los analistas de inteligencia no se ven exentos de estas 'trampas' que impiden comprender el entorno. Controlar los prejuicios y estereotipos nos permitirá ser más objetivos y, por tanto, mejorar nuestras opiniones y análisis, así como la toma de decisiones. En este post conocerás cómo sortear los sesgos que nublan la capacidad de prevenir y racionalizar tus análisis y decisiones.

sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos: ¿qué debemos tener en cuenta?

Como hemos venido tratando en anteriores publicaciones, los analistas de inteligencia se caracterizan por dar respuestas a preguntas que acostumbran a ser complejas y que, en muchas ocasiones, ni el propio analista es capaz de solventar únicamente con sus conocimientos. Es entonces cuando se ha de poner en marcha el proceso denominado 'Ciclo de inteligencia'.

Hasta aquí queda claro que la principal herramienta de manejo de la información del analista de inteligencia es su propio cerebro. Pero, ¿es posible sacar el máximo partido a nuestro cerebro para que trabaje de la forma más correcta?

La respuesta es afirmativa. ¿Cómo podemos conseguirlo? Entrenando y trabajando la incidencia de los esquemas mentales y los sesgos cognitivos.

Estos errores cognitivos se transforman en prejuicios, estereotipos o asociaciones y son utilizados por aquellas personas, organizaciones o partidos políticos que pretenden convencernos, persuadirnos o manipularnos.

¿Quién no ha visto alguna vez una ilusión óptica y aun habiéndose dado cuenta del error en un momento dado, tendió a caer de nuevo tiempo después? Los sesgos cognitivos persisten al igual que una ilusión óptica y condicionan nuestros intereses, decisiones e incluso acciones. De ahí la importancia de:

  1. Conocer cuáles son nuestros propios sesgos.
  2. Descubrir cuáles son los sesgos de nuestras fuentes de información.
  3. Averiguar cuáles son los sesgos de las personas u organizaciones de nuestro entorno, especialmente si tratan de convencernos o persuadirnos.
  4. Entrenar y trabajar las técnicas para reducir los propios sesgos, desarrollando un pensamiento crítico y mentalidad analítica para evitar que nos manipulen.

SESGOS COGNITIVOS

¿Cómo evitar los Sesgos Cognitivos?

Como hemos mencionado anteriormente, no podemos evitar completamente los sesgos cognitivos ni los esquemas mentales. Si bien nunca podremos aspirar a la objetividad absoluta, sí que podemos emplear ciertas técnicas que nos ayudarán a conseguir la máxima objetividad.

Aquí te dejamos una lista con las principales técnicas para conseguir la objetividad:

        Simplifica la hipótesis lo máximo posible

          En primer lugar, debemos tener en cuenta que la objetividad se conseguirá siempre con un margen de error a través de la creación de hipótesis o la asunción de hechos muy básicos. Si se crean hipótesis y se intentan hacer lo más sencillas, racionales y explícitas posible, se reducirá la probabilidad de que los sesgos o esquemas mentales puedan alterar el resultado. Posteriormente, el siguiente paso consistirá en que, junto con otros analistas, se intenten validar o refutar las hipótesis.

            Trabaja en equipo

            En línea con lo anterior, debemos tener en cuenta que, si el análisis lo hace una sola persona, lo más probable es que incorporemos errores producidos por los sesgos y, además, con juicios influenciados por los propios esquemas mentales. El trabajo en equipo, por tanto, hace que los que participan en un determinado análisis se complementen y mejoren el resultado final.

            Multidisciplinariedad

              Cuanto más multidisciplinar sea un analista o un equipo de personas, menos afectarán los sesgos y esquemas mentales ya que se podrán tener en cuenta multitud de puntos de vista diferentes.

                Usa técnicas de análisis estructurado

                  Existen determinadas técnicas que contribuyen y facilitan la objetividad. Estas técnicas requieren de entrenamiento y práctica, pero permiten tener en cuenta variables que, sin ellas, sería difícil tener en cuenta y, por tanto, alejan la afectación posible de los sesgos cognitivos y esquemas mentales.

                  Combina tecnología con analistas

                    La inteligencia artificial, el data mining y cualquier otro sistema que permita analizar la información desde un punto de vista computacional, facilita que el analista pueda centrarse en otras tareas que requieran incondicionalmente la presencia y participación humana.

                        Cursos de Seguridad Inteligencia Ciberseguridad

                        Quiero saber más, ¿qué hago?

                        Si quieres ampliar información sobre cualquier ámbito de la inteligencia, consulta estos artículos de nuestro blog:

                        Si quieres empezar ya a formarte en inteligencia, te recomendamos los siguientes cursos online:

                        Si quieres saber aún más

                        Suscríbete para ser el primero en recibir artículos, análisis y noticias, además de descuentos exclusivos para suscriptores en formación sobre Seguridad, Inteligencia o Ciberseguridad.

                        Si te ha interesado este artículo y quieres saber más, no dudes en explorar los Cursos online relacionados haciendo clic aquí.

                        Suscribirme Ahora Gratis a LISA Institute