¡Conoce las +6.500 opiniones de alumnos de LISA Institute!

Banner LISA Comunidad


Financiación del Terrorismo Yihadista: Recursos, Indicadores y Prevención

¿Quieres saber cómo se financia el terrorismo yihadista y de dónde obtienen los recursos? ¿Conoces los indicadores que permiten identificar y combatir la financiación del terrorismo yihadista? ¿Sabes qué recursos económicos, humanos y técnicos disponen las organizaciones terroristas yihadistas?

Una de las mejores estrategias para neutralizar a una organización es afectar o reducir drásticamente su financiación y recursos económicos. Toda organización necesita de recursos para sufragar los gastos corrientes. Interrumpir la financiación del terrorismo yihadista resulta esencial para limitar sus actividades e impedir que alcancen sus objetivos. Al interrumpir este tipo de financiación y al estudiar los mecanismos de financiación de atentados previos, podemos prevenir y evitar futuros atentados.

En este artículo te ofrecemos una explicación detallada sobre cómo se financia el terrorismo yihadista y qué indicadores permiten combatir este fenómeno:

  • Qué es el terrorismo yihadista
  • Cómo se financia y con qué recursos cuenta el terrorismo yihadista
  • Indicadores de financiación del terrorismo
  • ¿Por qué combatir la financiación del terrorismo yihadista?
  • ¿Cómo combatir la financiación del terrorismo yihadista?

 

Terrorismo yihadista. Cómo se financia y de qué recursos disponen - LISA Institute

¿Qué es el terrorismo yihadista?

El terrorismo es una forma de lucha política que utiliza la violencia para alcanzar sus objetivos. El terrorismo yihadista busca conseguir un Estado teocrático totalitario que utiliza como argumento una supuesta yihad o guerra santa tergiversada del Islam.

Aunque ya existía décadas antes, el concepto de terrorismo yihadista se socializa tras los atentados del 11-S. Desde entonces y hasta la actualidad, los militantes y simpatizantes con el terrorismo yihadista son criticados por asociar indirectamente el Islam con el terrorismo, así como por instrumentalizar la religión islámica para justificar la violencia política y tratar de legitimar sus acciones delictivas.

El terrorismo yihadista es llevado a cabo por fanáticos que, a través de una visión fundamentalista de la religión islámica basada en la ideología denominada neosalafista (una corriente militante y violenta del salafismo), tratan de imponer por medio de la violencia sus creencias religiosas y políticas en un amplio espectro.

Entre sus objetivos está la creación de un nuevo califato, mediante la confrontación con los “apóstatas” y los “infieles”, además de la recuperación de territorios “ocupados” que consideran musulmanes (entre ellos España).

El terrorismo yihadista, por tanto, cuenta con algunas particularidades que lo diferencian de otros tipos de terrorismo y que deben ser tenidas en cuenta para su análisis y prevención:

  • Su carácter internacional y su transnacionalidad, en relación tanto a la estructura de la organización como a los objetivos que persigue. Tienen una marcada aspiración a cambiar el orden mundial.
  • La interrelación entre componentes políticos y religiosos.
  • Su estructura organizativa multiforme y diversificada, que no se limita solo al grupo terrorista en sí, sino que comprende también las células autoconstituidas y las entidades y redes afiliadas, muchas de las cuales permiten y sostienen la financiación del terrorismo yihadista.
  • La elevada letalidad y el alto grado de indiscriminación de sus ataques y atentados, lo que hace que la peligrosidad de la amenaza del terrorismo yihadista sea mucho mayor que la de otras organizaciones terroristas. A esto se suma el interés por parte de los terroristas yihadistas de contar con recursos de armamento de destrucción masiva.
  • La preferencia por los atentados suicidas entre el repertorio de tácticas para llevar a cabo actos terroristas, mediáticos y de alto impacto.
  • La diversidad de orígenes, causas y motivaciones de los integrantes y células que se encargan de perpetrar los atentados yihadistas.

 

Características del yihadismo - LISA Institute

 

Sin embargo, aunque deben tenerse presentes estas características, la forma de reclutamiento, de radicalización y de actuación sigue pautas comunes a otros tipos de terrorismo.

Cómo se financia y con qué recursos cuenta el terrorismo yihadista

En general, cualquier organización terrorista se financia, principalmente, a través de tres fuentes:

  • Las donaciones o subvenciones realizadas por personas y organizaciones (a veces, incluso, países). Normalmente, son donaciones directas de fondos legítimos, que pueden o no conocer el objetivo último al que se destinan los fondos.
  • El uso de organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro, ya que se trata de un sector particularmente vulnerable al uso indebido de la financiación. Estas organizaciones son muy atractivas para aquellos que buscan medios de financiación del terrorismo, ya que tienen la capacidad de llegar a muchas personas y de conseguir fondos de una amplia gama de donantes debido al alcance emocional de los objetivos que persiguen. Además, muchos gobiernos otorgan beneficios fiscales a las donaciones. Asimismo, muchas de estas organizaciones tienen presencia a nivel internacional y trabajan en zonas de conflicto donde operan ampliamente las organizaciones terroristas yihadistas.
  • La realización de actividades delictivas. Algunas organizaciones terroristas cuentan con redes delictivas independientes, como el tráfico de drogas y de armas, la venta de recursos no monetarios en el mercado negro, el fraude, la ciberdelincuencia y los delitos de cuello blanco, para recaudar fondos. También suele haber relación entre las empresas con apariencia de legalidad que se dedican al blanqueo de capitales y el terrorismo.

 

FInanciación del terrorismo - LISA Institute

 

En concreto, el terrorismo yihadista utiliza un método de financiación tradicional denominado “hawala”. Este método es originario del sudeste asiático y, desde el siglo VIII, está muy extendido en el mundo musulmán, y es utilizado habitualmente por inmigrantes (e incluso segundas y terceras generaciones de éstos) para enviar remesas de manera rápida y sencilla a sus países de origen.

El método se basa en una red de confianza de quienes ejercen el "hawal" y que podemos denominar “hawaladores” o intermediarios, repartidos por todo el mundo, que reciben y envían dinero llevándose una comisión. Consistiría en contactar con un intermediario de confianza que a su vez tenga otra persona de confianza en el lugar al que se quiere enviar el dinero, se aporta el dinero al primer intermediario, quien se pone en contacto con su intermediario de confianza en el lugar al que se envía el dinero y le pide que de la cantidad estipulada a la persona que es receptora última del dinero en efectivo.

No existe ninguna transacción económica entre los “hawaladores” ni entre las personas u organizaciones que se pasan dinero. Los “hawaladores” conforman una comunidad con sus propias reglas, basadas en la confianza mutua y el trabajo en equipo, y las deudas que se establecen entre ellos se van pagando cuando sea posible. Si un “hawalador” no paga a su compañero, pierde su honor en la comunidad.

Este sistema es el que usan, en muchos casos, los terroristas yihadistas para enviar dinero de un país a otro de manera completamente anónima y sin pasar por ningún tipo de control bancario o fiscal, es decir, que no deja rastro. Los “hawaladores” usan, además, sistemas de comunicación indetectables. Este tipo de transacciones, por tanto, no pueden ser detectadas ni están contempladas (porque realmente son invisibles) en ningún ordenamiento jurídico de blanqueo de capitales o de transacciones financieras entre países.

El dinero con el que cuentan las organizaciones que se dedican al terrorismo yihadista suele provenir de distintos simpatizantes que se ponen en contacto con los “halawadores” de su confianza más cercanos, que ya se encargan de contactar con sus compañeros en el lugar de destino del dinero. En España, los “halawadores” suelen ser hombres de más de 40 años, sin actividad laboral, aunque con un buen nivel de vida, y asentados en el país desde hace años. No suelen tener conocimientos financieros específicos pero sí tienen vinculación con el mundo islámico a través de organizaciones benéficas y/o religiosas.

Si quieres formarte en materia de Análisis y Prevención del Terrorismo, haz clic aquí.

 

hawala. Terrorismo yihadista - LISA Institute

Indicadores de financiación del terrorismo

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los indicadores que permiten detectar si se está produciendo una financiación al terrorismo yihadista se pueden clasificar de la siguiente manera:

Indicadores relativos a las personas físicas:

En cuanto a la actividad financiera, existen 26 tipos de indicadores a monitorizar:

  1. Uso indebido de las prestaciones sociales o solicitudes sospechosas de reembolso de impuestos.
  2. Recepción de apoyo financiero (o gastos y activos pagados) procedente de una fuente imprevista o indefinida.
  3. Transferencias de fondos hacia o desde zonas hostiles o en guerra o regiones vecinas.
  4. Operaciones a través del cajero automático en zonas de conflicto o regiones vecinas.
  5. Movimiento de fondos sin relación ninguna con la actividad laboral u otros acuerdos financieros.
  6. Tarjetas de crédito que están alcanzando o han alcanzado su límite como resultado de retiradas de efectivo.
  7. Acumulación de préstamos obtenidos de diversos proveedores, en un período breve, con posible incumplimiento de los reembolsos.
  8. Pagos de viajes hacia y desde zonas hostiles o en conflicto o regiones vecinas.
  9. Donaciones importantes o frecuentes a organizaciones benéficas que tienen relación con zonas de conflicto o regiones vecinas.
  10. Pagos a medios de comunicación o librerías asociados con la propagación del radicalismo, el extremismo o la violencia (por ejemplo, para el consumo o la creación de materiales de propaganda, impresoras, panfletos, banderas, etc.).
  11. Cambio en el uso del dinero, como, por ejemplo, un empleo repentino de instrumentos financieros menos transparentes.
  12. Uso de transferencias electrónicas hacia o desde países de riesgo o entre personas físicas ubicadas en la misma jurisdicción, por importes inferiores al umbral a partir del cual existe la obligación de declarar con el fin de evitar la detección, o sin un propósito comercial.
  13. Poder de representación relacionado con la cuenta bancaria de un tercero.
  14. Préstamos concedidos a personas sin ningún fin comercial (generalmente sin reembolsos).
  15. Donación de fondos a entidades extremistas conocidas.
  16. Pagos realizados mediante aplicaciones de transferencia de dinero cifradas (por ejemplo, aplicaciones de mensajería móvil).
  17. Acumulación de fondos procedentes de diversas fuentes en una sola cuenta con movimiento a una única cuenta receptora (por ejemplo, podría tratarse de un posible agente), ya sea nacional o extranjera.
  18. Contratos de préstamo, líneas de crédito o préstamos con tarjeta de crédito sin que se realicen reembolsos.
  19. Utilización de una o varias sociedades fantasma.
  20. Compra o venta de bienes de elevado valor (por ejemplo, bienes culturales) procedentes de zonas de conflicto o regiones vecinas.
  21. Compra o venta de bienes falsificados.
  22. Numerosas solicitudes de préstamos.
  23. Elevado volumen de depósitos de efectivo que exceden las fuentes declaradas o conocidas, en particular en cuentas personales.
  24. Operaciones de depósito realizadas en una ubicación que se encuentra a una gran distancia geográfica de donde tienen su domicilio las cuentas o los titulares.
  25. Cantidades inesperadas de efectivo en los locales comerciales o en la residencia doméstica.
  26. Transferencia o desembolso de fondos poco después de realizar depósitos de efectivo.

En cuanto al comportamiento personal, destacan principalmente estos cuatro indicadores:

  1. Radicalización (por ejemplo, adopción de un nombre relacionado con grupos o movimientos extremistas o fundamentalistas, ruptura repentina con el estilo de vida o el comportamiento habituales, vestimenta religiosa conservadora, etc.).
  2. Exhibición de opiniones políticas o religiosas extremistas.
  3. Críticas al gobierno o a las políticas gubernamentales respecto de cuestiones relacionadas con el terrorismo; procesos de radicalización, el extremismo o la violencia (por ejemplo, actitud observada a través del uso de los medios sociales por parte de la persona).
  4. Viajes hacia y desde zonas hostiles o en conflicto o regiones vecinas  Inclusión de la persona en una lista de sanciones  Inclusión en una lista de clientes de asesores fiscales o contables que participan en programas de reembolso ilícito.

 

personas físicas terrorismo yihadista - LISA Institute

    Indicadores relativos a las empresas:

      En cuanto a operaciones económicas e intervinientes inusuales conviene vigilar los seis indicadores siguientes:

      1. Operaciones (por ejemplo, envíos, transferencias electrónicas, transferencias de dinero, uso de transportista de dinero) con intervinientes ubicados en zonas de conflicto y regiones cercanas.
      2. Transferencias de fondos al margen de las instituciones financieras reguladas (por ejemplo, hawala y otros sistemas informales de transferencia de fondos).
      3. Transferencias de fondos realizadas mediante aplicaciones de transferencia de dinero cifradas (por ejemplo, aplicaciones de mensajería móvil).
      4. Operaciones con un prestamista inusual.
      5. Reembolsos comerciales sospechosos o ficticios a clientes que ya los han recibido (operación que puede indicar un movimiento de fondos de una empresa a una o varias personas físicas pertenecientes a una célula terrorista).
      6. Bienes de riesgo, como bienes de elevado valor y de doble uso, en cantidades inesperadamente grandes.

      En cuanto a flujos de dinero inusuales:

      1. Abundantes flujos de dinero entrante o saliente en las cuentas de la empresa sin un propósito comercial legítimo aparente.
      2. Falta de documentación sobre la finalidad, la procedencia o el destino de los fondos.
      3. Transferencia o desembolso de fondos poco después de realizar depósitos de efectivo.
      4. Retiradas de efectivo en países de riesgo y en sus fronteras.
      5. Elevado volumen de depósitos de efectivo que exceden las fuentes declaradas o conocidas.
      6. Operaciones de depósito realizadas en una ubicación que se encuentra a una gran distancia geográfica de donde tienen su domicilio las cuentas o los titulares.
      7. Indicadores de otras formas de fraude (por ejemplo, tarjetas de crédito, préstamos), tales como una cantidad sospechosa o inusual de solicitudes de tarjetas de crédito o de préstamos.
      8. Cantidades inesperadas de efectivo en los locales comerciales o en una residencia.

      En cuanto a la actividad comercial inusual:

      1. Compra o almacenamiento de activos no relacionados con la empresa (por ejemplo, una imprenta que compra máscaras de gas, teléfonos cifrados, equipos de acampada, fertilizantes).
      2. Compra o almacenamiento excesivo de bienes de doble uso que están restringidos o listados (por ejemplo, material radiactivo, productos químicos y explosivos).
      3. Déficit no explicado de inventario de bienes de doble uso.
      4. Venta de bienes de doble uso que están restringidos o listados a compradores desconocidos o no autorizados.
      5. Excesivos depósitos de efectivo y otras tenencias que no guardan relación con las ventas o la deuda.
      6. Activos de la sociedad utilizados por personas físicas o entidades desconocidas o no identificadas, sin que medie remuneración.

      En cuanto a gastos inusuales:

      1. Pagos de viajes hacia y desde zonas de conflicto o regiones vecinas, para otra persona.
      2. Donaciones importantes o frecuentes a organizaciones benéficas que tienen relación con zonas de conflicto o regiones vecinas.
      3. Activos pagados por la empresa que no se pueden localizar ni comprobar.
      4. Facturas de gastos de publicidad, publicaciones e imprenta localizadas o reclamadas, pero que no consta que se usen en la empresa (pueden indicar la creación de materiales de propaganda, como impresoras, folletos, banderas, etc.).
      5. Activos o gastos personales pagados por la empresa que no parecen ser utilizados por su dueño.

       

      empresas financiación terrorismo yihadista - LISA Institute

        Indicadores relativos a las organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro:

          En cuanto a las operaciones e intervinientes inusuales es conveniente monitorizar estos 12 indicadores de posible financiación del terrorismo:

          1. Donaciones recibidas de un Estado patrocinador del terrorismo o de entidades extranjeras ubicadas en una zona de conflicto o sus proximidades, especialmente sin que exista ninguna relación clara ni documentos justificativos.
          2. Donaciones por una cantidad total importante y no suficientemente justificada, en especial si se hacen sobre todo en efectivo.
          3. Utilización de los fondos para gastos que no están relacionados con la actividad de las organizaciones sin fines de lucro.
          4. Transferencias de dinero a jurisdicciones que no guardan relación con los ámbitos de actividad de las organizaciones benéficas y sin fines de lucro.
          5. Los gastos reales en bienes son diferentes de los que figuran en las facturas o las etiquetas de envío.
          6. La entidad se presenta como una organización benéfica, pero opera en una calidad no registrada para evitar el control regulador.
          7. Directores, empleados clave o grandes donantes que participaron anteriormente en otras organizaciones benéficas sospechosas o sancionadas.
          8. Directores, empleados clave o grandes donantes que son objeto de información de dominio público adversa o negativa.
          9. Entidades extranjeras asociadas, agentes o empleados que son objeto de información de dominio público adversa o negativa.
          10. Transferencia de fondos u otros activos a entidades situadas en zonas de conflicto o que operan en ellas o cerca de ellas, especialmente cuando no se ha informado de la ejecución de actividades o programas en esas zonas.
          11. Asociación de los directores, los administradores, los funcionarios, los empleados clave o los agentes de una organización benéfica o sin fines de lucro con organizaciones o personas físicas de interés relacionadas con el terrorismo.
          12. Difusión, distribución y publicación de ideologías o materiales extremistas a través de Internet u otros medios de comunicación.

           

          ONGs financiación terrorismo yihadist - LISA Institute

            Indicadores relativos a las criptomonedas:

              En cuanto al origen inusual:

              • Recepción de criptomonedas procedentes de personas, entidades o ubicaciones asociadas con el terrorismo o de zonas de conflicto y regiones vecinas.

              En cuanto a las operaciones inusuales:

              • Transferencia de criptomonedas o monederos a personas u organizaciones vinculadas con zonas de conflicto y sus regiones vecinas.
              • Compras en criptomonedas de productos de doble uso, equipos de campamento y supervivencia y material médico.
              • Entrega de esas compras en criptomonedas dirigida a zonas en conflicto y sus regiones vecinas.

               

              criptomonedas financiación terrorismo yihadista - LISA Institute

              ¿Por qué es tan importante combatir la financiación del terrorismo yihadista?

              La respuesta a esta pregunta resulta bastante evidente. El terrorismo yihadista causa graves daños personales, sociales, económicos, legales, etc. Además de todo esto, crea un clima de miedo que cala en la forma de vida de los ciudadanos y en su percepción de la seguridad.

              Si quieres formarte en Asistencia y Tratamiento a Víctimas del Terrorismo, te recomendamos este curso.

              Por desgracia, los ataques yihadistas son cada vez más frecuentes y letales. Como muchas veces son perpetrados por personas o células que actúan en solitario, la detección y prevención de éstos antes de que ocurran se dificulta. Sin embargo, teniendo en cuenta algunos de los indicadores del apartado anterior, es posible evitar o dificultar que ocurra un atentado yihadista.

              A todo esto se le suma el uso de Internet, la Deep Web o la Dark Web, que si bien es cierto que resulta de mucha utilidad para concienciar de los riesgos y amenazas del terrorismo, así como de los protocolos de autoprotección antes, durante y después de que ocurra un atentado, también son medios que facilitan enormemente la difusión del terrorismo yihadista y la propaganda yihadista, con la consiguiente facilidad para la radicalización y la organización, además del anonimato que facilita también esta herramienta.

              Por último, como el terrorismo yihadista se puede financiar a través de la comisión de otros delitos, los países y ciudadanos pueden sufrir los riesgos asociados a la financiación del terrorismo por medio de esta vía, incluso si no existe un nivel alto de riesgo de sufrir un atentado yihadista en dicho país.

              Interrumpir la financiación del terrorismo yihadista resulta esencial para limitar sus actividades e impedir que alcancen sus objetivos terroristas.

              Al interrumpir el flujo de la financiación del terrorismo yihadista y al estudiar los mecanismos de financiación de atentados previos, podemos prevenir y evitar futuros atentados.

               

              Cursos de Terrorismo LISA Institute

              ¿Cómo combatir la financiación del terrorismo yihadista?

              Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, parece lógico pensar que, si se logra localizar a los “hawaladores” que llevan a cabo estas actividades, y se consigue evitar que lleven a cabo sus transacciones invisibles para financiar el terrorismo yihadista, se puede terminar con una pequeña parte del problema (no es el método por el que más beneficios obtienen, pero sí el principal por el que consiguen blanquear dinero entre múltiples países de todo el mundo y pagar algunos gastos operativos).

              Sin embargo, como también resulta evidente, identificar a estos intermediarios es sumamente difícil. La policía suele ir más al origen, centrándose en seguir a los individuos radicalizados que quieren donar para financiar el terrorismo yihadista.

              La INTERPOL y la Oficina de Lucha contra el Terrorismo de Naciones Unidas, proponen una serie de siete acciones para combatir la financiación del terrorismo yihadista:

              1. La cooperación estratégica, impulsando políticas de alto nivel y las relaciones entre organismos, como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) o el Grupo Egmont.
              2. El apoyo a la investigación, fomentando la cooperación entre las unidades de información financiera y la policía de los diferentes países.
              3. La inclusión sistemática de información financiera en las alertas de INTERPOL relacionadas con el terrorismo yihadista.
              4. La conexión y comunicación entre expertos e investigadores de diferentes países, asegurándose de que se usan todos los medios disponibles.
              5. El intercambio de información entre los servicios de inteligencia financiera de los diferentes Estados.
              6. La mejor coordinación entre los sectores público y privado, incluidos los bancos.
              7. El establecimiento de sanciones financieras selectivas, que se apoyen en la evaluación de riesgos y en la garantía de los derechos.

               

               Cómo combatir la financiación del yihadismo - LISA Institute

              Quiero saber más, ¿qué hago?

              Si quieres ampliar información sobre cualquier ámbito de la autoprotección y la prevención del terrorismo, consulta estos artículos de nuestro blog:

                Si quieres empezar ya a formarte en autoprotección y terrorismo, te recomendamos los siguientes cursos online:

                Si quieres saber aún más

                Suscríbete para ser el primero en recibir artículos, análisis y noticias, además de descuentos exclusivos para suscriptores en formación sobre Seguridad, Inteligencia, Ciberseguridad y Geopolítica.