Phishing bancario por email: modus operandi y consejos preventivos

Nadie está a salvo de los ataques de Pishing, especialmente del Phising bancario. Grandes y pequeñas empresas de todas las industrias están siendo recurrentemente atacadas. El Phishing es tan popular entre los cibercriminales porque les provee de acceso a la parte más vulnerable de cualquier red: los usuarios finales. El Phishing bancario está siendo cada vez más utilizado por facilitar el acceso de organizaciones criminales a recursos económicos de particulares y empresas.

El 76% de las empresas aseguran que sufrieron ataques de phishing en 2017, según una encuesta de Wombat Security. 

Phishing bancario por email

Phishing bancario por email: el principal riesgo para tu bolsillo

Phishing se refiere a correos electrónicos fraudulentos que engañan a los destinatarios para que compartan su información personal, financiera o de seguridad.

Los ciberdelincuentes asumen que las personas están ocupadas por lo que no detectarán el correo fraudulento y caerán en la trampa. Este riesgo es especialmente difícil de detectar desde el teléfono móvil

Modus operandi: cómo actuan los cibercriminales en los ataques de Phishing bancario por email.

El Phishing bancario por email cumple siempre las siguientes características:

  • Los emails pueden parecer idénticos al tipo de correspondencia que envían los bancos reales.
  • Copian los logotipos, el diseño y el estilo de los emails reales.
  • Usan un lenguaje que transmite un sentido de importancia y urgencia.
  • Te piden que descargues un documento adjunto o hagas clic en el enlace.

 

Cursos de Seguridad Inteligencia Ciberseguridad

Siete consejos preventivos contra el Phishing bancario por email 

Es importante interiorizar los siguientes consejos para aplicarlos de forma permanente, ya estemos delante del ordenador, de la tablet o del smartphone:

  1. Mantén tus aplicaciones actualizadas (navegador, antivirus y sistema operativo)
  2. Sospecha si un email de tu banco te solicita información confidencial.
  3. Revisa el correo con cuidado: compara el remitente del email con el remitente habitual de tu banco. Si hay diferencias o errores, desconfía.
  4. No respondas nunca a un email sospechoso, les facilitarás información que pueden utilizar contra ti.
  5. Reenvía el email sospechoso a tu banco escribiendo tú la dirección real o llámales para verificar la autenticidad.
  6. No reenvíes el correo a personas de tu entorno, viniendo de ti, podrían confiar en él y caer en la trampa.
  7. No hagas clic en el enlace ni descargues el archivo adjunto.

Si quieres saber más

Si te ha interesado este artículo y quieres saber más, no dudes en explorar los Cursos Online relacionados haciendo clic aquí. 

No olvides suscribirte para ser el primero en recibir artículos, análisis y noticias, además de descuentos exclusivos para suscriptores en formación sobre Seguridad, Inteligencia o Ciberseguridad.

Suscribirme Ahora Gratis a LISA Institute